Esteban Valenzuela Van Treek

Biografía Personal

Valenzuela Van Treek Estaban (1964) hijo de Darío Valenzuela Carreño y Ema Van Treek Carrasco; periodista, magister en Ciencia Política, magister en desarrollo y gestión pública en la Universidad de Wisconsin,  vicepresidente FEUC 1985,  casado con Alejandra Pallamar Azúa (1964) psicóloga, PPD: En Coya “a los meses después que salió Allende se fueron todos los gringos. Antes yo tenía amigas gringas. En Coya llegaron a vivir hippies de California. Me acuerdo que la Casa Cincuenta que era la del subgerente, se convirtió en casa de la cultura, se notó el cambio en temas de cultura, mi papa tomó clases de cultura… pasaron muchas cosas que eran muy palpable siendo niñas, y junto con eso la tensión social también empezó a crecer” (2); tres hijos: Amanda, Gregorio y Joaquín.

Toda mi vida ha sido en torno a “El Teniente” y el Cobre. Mi abuelo Manuel “fue enganchado” hacia 1918 desde Angostura de San Fernando entre campesinos libres cerrucos. Fue de los obreros bien pagados por su altura; fue enmaredador, cargó vigas de roble con las que se construían las galerías, y murió en el Traumatológico de Santiago en 1960 con la espalda hecha trizas. Mi abuela Isolina, su viuda con la crecí en la calle Carrera Pinto del Barrio Estación, fue marcada por la percusión a Manuel el Rojo, dirigente del Sewell y Minas y PC, quien debió marchar al norte clandestino con la Ley Maldita de González Videla en 1948.
Mi padre José Darío se crio en Sewell, lo idolatró y tras jubilarse, recreó la Brigada de Scouts de Sewell, que estridentes con sus cajas y trompetas volvieron a marchar por Rancagua con sus pañoletas y él a lanzar la guaripola al aire con maestría. Fue un obrero especializado honesto, técnico de instrumentación industrial gracias al acuerdo CUT-UTE con Allende; 42 años pañolero de la Maestranza de Talleres y muerto por fibrosis pulmonar por su cuerpo lleno de polvo de metales de los tornos junto a su bodega. Le daban bototos y cascos de seguridad, pero ni los gringos ni el Estado chileno instalaron extractores, ni hicieron obligatorio el uso de mascarillas. Una lenta masacre que me llevó a escribir “El Ronquido de Papá”.
La foto que más amaba mi madre era una de su época laboral, que retrataba a una bella joven de 30 años que trabajaba revisando tarjetas de la máquina de computación de la IBM en tesorería de El Teniente.
Me casé con la coyina Alejandra Pallamar, cuyo hermano Pablo fue exiliado por activista socialista de la empresa, hijo de un padre del mismo nombre quien fue por décadas geomensor de la Escuela de Minas de Copiapó y se salvó de la Tragedia del Humo en 1945, porque se torció jugando fútbol en la cancha bajo el Puente Rebolledo en Sewell, y nieta de Pablo Pallamar contador de los gringos cuando comenzó la mega mina desde Graneros, donde conoció a su esposa Fabiola. Y mis padres se ganaron un concurso de cuentos del Semanario El Teniente con el “Diablo brisquero”, mientras quien escribe estas líneas ganó en 1983 el premio nacional de cuentos del cobre con jurado a cargo de Baltazar Castro, donde en “Ferrocarril Rancagua- Sewell” describo el exilio de un minero expulsado de la empresa para el Golpe.  Y esperé como niño bien peinado al presidente Allende para conmemorar el acto de nacionalización en la Plaza; luego la huelga de 1973 en que mi padre marchó por el reajuste del 41% y se devolvió horrorizado con la violencia de la ultra derecha de los gremialistas UC que los acogieron.(3)

Alejandra Pallamar, para la UP era de una familia «variopinta políticamente, su papa era alessandrista y mi mamá allendista» («¿Vencidos?… Crónicas de la UP en las provincias», página 190)

(2) VENCIDOS p. 27

(3) Del libro «A 50 años de la nacionalización del cobre»

Descendencia

Fuentes

Trayectoria Política

Valenzuela Van Treek Estaban (1964) militante del Partido Por la Demmocracia, luego regionalista,  concejal de Rancagua 1992 (12.405 votos, 14.2%); alcalde de Rancagua 1996, diputado por Rancagua 2002-2006 (28.689, 33.1%) y 2006-2010 (33.579 votos, 36.9%);

apoyó a Marco Enriquez-Ominami en la elección presidencial del 2009;

apoya la candidatura a alcaldesa de Santiago de Carolina Toha; (1)

“Las patentes comerciales tienen un tope de 8 mil UTMs y casi todas las empresas lo eluden porque declaran capital negativo, así un mega supermercado pasa diez mil pesos y el kiosquero de la Plaza de Concepción 200 mil. La elite que elude vive en Vitacura y Las Condes, donde las luces peatonales son la lumpérica del despilfarro en las calles donde se recela y no se camina. El Padre Hurtado lo sabía y lo decía en 1946: tanta injusticia, tanta diferencia (por eso había que “acortarlas”), acumula rabias” (2);

candidato a diputado 2009 (8.488 votos, 9.4%) apoyando la candidatura presidencial de Marco Enríquez.

Candidato a CORE 2017, candidato a gobernador regional por O’Higgins 2021 por la Federación Regionalista Verde.

«Que a nadie e le suban los humos también es un mensaje al mundo social» «La reforma tributaria es la madre de todas las batallas» «Esto no puede ser rla Concertación 5. Por cierto que si uno pacta gobierno on un conjunto de partidos, esos partidos tienen todo el derecho a aspirar a conducir areas importantes y, por cierto, ministeriales» (3)

Nominado Ministro de Agricultura en el primer gabinete del presidente Boric 2022 (4)

«la FNE deberia, en general, investigar estas dos o tres áreas en las que se han disparado demasiado los precios» (5)

(1) La Tercera, 3 julio 2012

(2) El Mostrador 23 agosto 2014.

(3) en el PFVS, entrevista La Segunda, 30 agosto 2021

(4) La diputado Alejandra Sepúlveda comentó: «Estan Valenzuela es una bellísimo persona, pero creo que no reune las condiciones técnicas para haber sido nombrado ministro de Agricultura» El Mercurio 22 enero 2022

“Tenemos que pedir un royalty para las empresas forestales, y ese royalty debe tener fondos, con medidas a corto, a mediano y a largo plazo”, afirmó Valenzuela. 19 febrero 2023

(5) El Mercurio 15 abril 2022

Bibliografia

Bibl: “MAPU, fuerza socialista” (1987). “Fragmentos de una generación” (1988). “Pichilemu blues” (1993).

“Matilde espera carta de Alemania” (1994). “Alegato histórico regionalista” (1999).

“El fantasma federal en Chile: la potencia de la reforma regional” (2003).

“Soborno Sour” (2005).

“La voz terrible: Infante y El valdiviano federal” (2008).

«Municipios al Bicentenario. Flexibilidad, apropiación tributaria y poder activo» en Rompiendo Cadenas del Centralismo en Chile (2008)

“Dios, Marx… y el MAPU” (2014).

“Territorios rebeldes: autonomías versus presicracia centralista” (2015).

Esteban Valenzuela Van Treek, El ronquido de papá. etnohistoria de una familia extendida del Barrio Estación de Rancagua, 1959-2009; editorial Cuarto Propio, 2016.

Radicalidad agraria de la Unidad Popular.  Testimonios y relatos de mapucistas del centro sur  pag 263   Esteban (Teo) Valenzuela Van Treek, en Memoias de la UP 50 años despues, tomo II

Otras publicaciones

«Estudiantes y mayoría por los cambios» Fortín Mapocho 9 junio 1986: «Tenemos claro que hoy lo prioritario es recuperar la Democracia y por ello los estudiantes paralizaremos a partir del 16 de junio…»

Socialismo y descentralización 6 febrero 2015

Duele observar a buena parte de la dirigencia de izquierda chilena como paladines del centralismo, del poder burocratizado y de la domesticación de actores territoriales. Posturas en las antípodas del ideario libertario y descentralizador de las grandes izquierdas transformadoras, las mismas que en Escandinavia, Cataluña o Uruguay, hacen de la dispersión del poder y de su devolución a los pueblos y comunidades que habitan el territorio, un aspecto esencial de su programa. De hecho, los países más avanzados y equitativos del mundo, los socialistas democráticos de Suecia, Noruega y Dinamarca, tienen una larga tradición de poder municipal, regional y autonomías a sus pueblos originarios (esquimales y lapones o samis). Nada de miedo a las comunidades. De dicha tradición se nutrió el Frente Amplio uruguayo, haciendo de la gestión de Montevideo un paradigma de gestión participativa y progresista, creando además municipios complementarios a su nivel macrodepartamental. Son la izquierda republicana catalana y los socialistas ibéricos que, a diferencia de la derecha, no temen a las autonomías o al “arreglo federal”.

En Chile la izquierda no se entusiasma con la descentralización, con grandes excepciones como las voces regionales en Magallanes, el Norte, Concepción, y segmentos del centro que hemos apostado hace años por un socialismo que profundiza la democracia y no la concentra en un puñado de aristócratas e intermediarios del poder en Santiago. Es pavoroso el tibio apoyo a la elección de Intendentes, las mil razones para postergar los procesos, el predominio de la construcción de más agendas estatales por sobre el empoderamiento autónomo de las regiones, incluyendo las áreas metropolitanas.

Es el tiempo en que en el PS y otras fuerzas el discurso referido a la descentralización administrativa, política, económica y cultural, sea protagonista y no apéndice de su plataforma. Descentralizar es un proceso ineludible para las naciones que quieren ser cohesivas en el contexto de la globalización.Recabarren fue un precursor de una izquierda comunalista y regionalista, a diferencia de aquella que sólo quiere administrar el “Palacio de Invierno”: regidor del Partido Demócrata, constructor de movimiento social desde abajo con las mancomunales y la ayuda mutua fraterna entre el mundo de los trabajadores(as) del norte, diputado del Partido Obrero Socialista, luego Comunista en su congreso en Rancagua. Recabarren escribió sobre “lo que puede hacer un pueblo inteligente” en el poder local y antes de morir advirtió los peligros autoritarios en la propia izquierda.

En el documento “Un partido para refundar el socialismo en el siglo XXI, más democracia, inclusión, descentralización  y socialismo”, se enfatiza que en este nuevo ciclo “se debe profundizar la descentralización para combatir los desequilibrios territoriales, económicos y ambientales”.

El PS debiera impulsar, junto a las demás reformas transformadoras, un apoyo activo a las propuestas que emanaron de la Comisión de Descentralización y el proyecto de regionalización presentado por el Gobierno. Un tema importante es la elección directa de Intendentes durante este periodo presidencial, sin ambigüedades ni cálculos menores.

Con nuestras miradas, desde adentro y desde afuera del PS, se puede comentar, sobre sus claves elecciones, que persiste una matriz centralista de pensamiento que se expresa en la mitificación del “Comité Central”. Por eso se ha planteado para el próximo Congreso una reforma estatutaria para que los militantes socialistas elijan en forma directa a sus presidentes a nivel  comunal, regional y nacional. Además de hacer obligatorias las primarias y dar poder a las instancias regionales, convirtiéndose en un partido en red de movimientos de izquierda regional.

La propia transformación interna del PS en lo programático y organizacional ayudará a colocarlo como protagonista de las reformas transformadoras y no como administrador temeroso de los procesos que caminan hacia un Chile más democrático, justo y descentralizado. La misma pasión que ha tenido el PS en apoyar las reformas tributaria, educacional y laboral, la queremos para un PS que devuelva renta a las regiones, fortalezca los municipios, elija a los intendentes, asegure participación y revocatoria de autoridades, apoye la equidad de género y las autonomías indígenas.

Jorge Arrate en los 80 escribía que el socialismo era la materialización del ideal democrático, y la democracia es el poder en muchos. El doctor Condeza, en Concepción, pide asamblea constituyente, plebiscito y regionalismo. Eduardo Cifuentes, desde el sur, sigue creyendo en las escuelas de formación y en las redes de los emprendedores campesinos desde su comarca. Adolfo Millabur demuestra el virtuosismo del poder lafquenche para señalar otros caminos de desarrollo. La Presidenta Michelle Bachelet rompe con 180 años de centralismo institucional y devolverá a las provincias y regiones el derecho a elegir su Intendente. Son voces de una corriente socialista transformadora que hace del poder de las comunidades y de los territorios el motor de la historia. (El Mostrador)

Etiqueta: