Katia Trusich Ortiz

Biografía Personal

Trusich Ortiz Katia (1971) [1] hija de N. Trusich[2] y N. Ortiz[3]; abogada, MBA, doctora © Medio Ambiente; casada con Jaime Solari Saavedra (1952) [4] ingeniero de minas, reconocido por la comisión Valech; casada 2 con Felipe Harboe Bascuñán.

[2] “Me criaron con relatos de desarraigo, también sobre mi abuelo patero, que venía de una Croacia en guerra y murió antes de yo nacer”  Katia Trusich, EM 16 diciembre 2014

[3] Mi madre, que es uruguaya, se separó muy joven de mi papá y nos fuimos a vivir con mis abuelos maternos en Montevideo, él era un abogado español que había estado preso en la guerra civil española por ser dirigente socialista. Crecí, escuchando historias dolorosas de inmigrantes que no tenían nada, habían perdido todo, hasta el alimento. Historias de hambre, de desarraigo, de familias destruidas…” Katia Trusich, El Mercurio 16 diciembre 2014

[4] Hermano de Ricardo Solari Saavedra

Descendencia

Solari Trusich Emilia

Harboe Trusich Diego

Harboe Trusich Ángela

Fuentes

Trayectoria Política

Trusich Ortiz Katia (1971) subsecretaria de Economía 2014-2016 (2), impulsa Agenda Digital 2020 (“Chile no puede quedarse atrás en materia digital, porque esto tiene que ver con nuestro desarrollo y productividad” (1)).

Cuando le ofrecieron la subsecretaría “lo pensé rápido porque mi vocación de servicio público siempre ha sido muy fuerte. Era también renunciar a muchas cosas, hacer sacrificios. Porque mi ingreso iba a disminuir a la mitad; como subsecretaria gano el 50% de lo que ganaba en el mundo privado. Ha valido la pena” (3)

Renuncia para “seguir contribuyendo al Gobierno desde otros espacios de participación” (2),

presidenta de la Cámara de Centros Comerciales,

«los resultados de las elecciones presidenciales y parlamentarias ratifican una polarización política. El desafío para la segunda vuelta s que prevalezca la moderación, que esta se incorpore en las propuestas programáticas, considerando las aspiraciones de cambios sociales de gran parte de la ciudadanía, que también ha expresado su valoración del orden y su condena a la violencia. En los próximos 30 días, confiamos en que se debatan propuestas constructivas y que se orienten a promover la estabilidad, el trabajo y la inversión, en beneficio de las necesidades de las personas y el país» (4)

«La aspiración transversal en el pais es el dialogo, los acuaerdos, la moderacion, poder aprender d elos errores en un nuevo proceso que concite maor legitimidad y ayude a cuidar nuestra democracia y el desarrollo» (5)

(1) El Mercurio 28 noviembre 2015.

(2) El Mercurio 5 enero 2016

(3) El Mercurio 16 diciembre 2014

(4) Luego de la primera vuelta presidencial, El Mercurio, 22 noviembre 2021

(5) El Mercurio, 5 septiembre 2022

Bibliografia

Otras publicaciones

Katia Trusich, de la Cámara de Centros Comerciales: “Priorizamos la salud de las personas y tenemos siempre la alternativa del delivery, un pequeño desahogo a clientes y locatarios” 29 marzo 2021

¿A quién beneficia el cierre temprano del comercio?

Se encuentra en tramitación en el Congreso un conjunto de proyectos de ley que proponen el cierre temprano de los establecimientos comerciales, con el propósito de que los trabajadores del comercio puedan tener tiempo de compartir con sus familias. Hasta aquí, parecería ser una idea positiva. Sin embargo, la iniciativa conlleva numerosas implicancias negativas, incluso para los mismos trabajadores que supuestamente debería beneficiar.

Calidad de vida y protección del empleo formal: sí, se puede, 19 octubre 2022

El proyecto que busca reducir a 40 horas la jornada semanal de trabajo, actualmente en el Congreso, si bien es positivo para el balance entre trabajo y tiempo personal, aún necesita abordar las múltiples realidades que tienen las empresas en cuanto a su tamaño, características y ubicación geográfica, sin perder de vista la necesaria protección del empleo.

En el caso de los centros comerciales, donde el 96% de las tiendas son PYMES de emprendedores, reducir los horarios de funcionamiento en todo el país, como han planteado algunos en la discusión del proyecto de ley, no solo perjudicaría las ventas de los locatarios, sino que además desconocería la vocación regional de estos centros de servicio y abastecimiento, muchos de ellos también con vocación turística. Uniformar los horarios de los centros comerciales afectaría, además, principios básicos pro-consumidor, al limitar las opciones de compra de estos últimos y, con ello, sus posibilidades de libre elección de acuerdo con los usos y realidades de los distintos tipos de usuarios a lo largo del país.

La discriminación hacia determinados tipos de comercio por el sólo hecho de reunir en un lugar una gran y variada oferta, no considera la necesaria complementariedad del flujo de visitantes que buscan servicios, con otros que requieren adquirir bienes, gastronomía y entretención. Los centros comerciales son un espacio de encuentro, una plaza abierta a sus comunidades según la naturaleza de su formato y las necesidades de sus visitantes.

Finalmente, el cierre forzado del comercio podría impactar el número de trabajadores necesarios para atender los requerimientos de los consumidores, sobre todo en horas punta. En efecto, los horarios extendidos de funcionamiento de los centros comerciales se cubren con más turnos y no con jornadas más largas, como suelen afirmar algunos. Esta realidad genera más empleos formales para personas jóvenes (nuestros trabajadores son en un 88% menores de 40) que, con frecuencia, compatibilizan estudios con trabajo en jornadas parciales.

Las proyecciones económicas para el próximo año indican que el país entrará en un proceso de crecimiento negativo. A este escenario, se suma una inflación que se muestra resiliente y difícil de contener con un 13,5% esperado hacia fin del 2022 y un incipiente proceso de destrucción de empleo formal, según los indicadores oficiales de empleo del INE.

De prosperar la idea de un cierre forzado del comercio, se perdería el impacto positivo en el empleo que entrega una jornada de 40 horas, a la vez que se perjudicaría a un sector que, hasta ahora, con sus más de 400.000 fuentes de trabajo directas e indirectas, ha sido el principal empleador del país.

* La autora es presidenta de Cámara de Centros Comerciales.

Etiqueta: