Gloria Hutt Hesse

Biografía Personal

Hutt Hesse Gloria de los Ángeles (1955) ingeniero civil, casada con Felipe Cossio Urrutia (1951-2020) militar, coronel, Director de la Escuela de Ingenieros Militares, autor del estudio “Uso y limitación de minas antipersonales”; 3 hijos.

Descendencia

Cossio Hutt María Bernardita (1977)

Cossio Hutt Teresita (1987)

Cossio Hutt Felipe Matías (1993)

Fuentes

Entrevista 27 febrero 2023

La exministra de Transportes y actual timonel de Evópoli, Gloria Hutt (68), se ha convertido en una cara visible del ala más moderada de ChileVamos, sector que espera reivindicarse en términos de participación del nuevo órgano redactor de la Constitución.

Tras ser parte del llamado Acuerdo por Chile -que firmaron las fuerzas políticas del país para habilitar un nuevo proceso constituyente-, decidió lanzar su candidatura al Consejo Constituyente por la Región Metropolitana. “Estoy en la política por la defensa de ideales como las libertades de las personas. Y en la Constitución, más que en ningún otro lugar, es donde queda establecido para el país completo el ámbito de libertades”, dice.

A su juicio, se trata de las definiciones posiblemente más “importantes que se tomen en mucho tiempo, y mi mejor contribución al partido y al país está en hacer que en este proceso queden registradas las visiones valóricas que promovemos en Evópoli”.

– ¿Cuáles son sus expectativas para este proceso constituyente?

– Pienso que va a ser radicalmente distinto del anterior. Creo que será un proceso con mucho estudio, con mucho análisis, con discusión de muy buen tono, que va a producir un buen resultado. Creo que podemos hacerlo bien y están todas las condiciones dadas para que eso ocurra.

– ¿Cómo espera contribuir a este proceso en caso de ser electa?

– Estudiando mucho y tratando de buscar acuerdos. Me parece importante recoger opiniones ciudadanas y traspasar al texto constitucional las principales respuestas a sus expectativas en todos los ámbitos que correspondan dentro de una Constitución. Por otro lado, hay que estudiar mucho, porque hay muchos casos de constituciones exitosas y fallidas. Es responsabilidad del equipo redactor asegurar que la forma de Constitución que se llegue a proponer esté entre los modelos exitosos.

– ¿Cómo espera que una eventual nueva Constitución pueda influir en temas como la autonomía del Banco Central y la Contraloría, así como también del desarrollo productivo?

– En la autonomía de órganos como el Banco Central no tengo duda de que todos coincidimos. Puede ser que haya más discusión en otros ámbitos, por ejemplo, cuál es el alcance para el tratamiento del cuidado del ambiente. Uno puede tener algunas visiones más radicales o tomar los modelos de desarrollo sustentable que permiten el desarrollo económico y protegen el ambiente adecuadamente.

Otra definición tiene que ver con el rol del Estado y cuánto espacio se deja a la iniciativa privada. Nosotros creemos en un Estado subsidiario activo, es decir, que no solo entra cuando no pueden hacerlo los privados, sino cuando hay que resguardar el interés de las personas. Y en eso, nosotros (en el segundo gobierno de Sebastián Piñera), en el cambio que hicimos del modelo de Transantiago, apuntamos a eso.

– ¿Por qué un Estado en esencia subsidiario, y no uno social y democrático de derecho?

– No son divergentes, porque el Estado subsidiario puro plantea que el Estado solo interviene cuando no hay un privado que esté dispuesto a tomar alguna tarea o algún sector. En el Estado subsidiario activo se deja espacio a la iniciativa privada, pero el Estado también actúa en ámbitos donde hay privados, pero resguardando el interés de las personas.

En el cambio del modelo de Transantiago, en un Estado subsidiario puro, se entregaba toda la operación y los activos estratégicos a manos del privado, que controlaba todo. Si ese privado no daba buen servicio, el Estado quedaba bastante capturado y muy limitado para defender el interés de los de los usuarios a través de la calidad.

Nosotros separamos las partes, hicimos una licitación solo de servicios de operación, aparte dejamos bajo control del Estado los activos estratégicos, terminales y buses, a través de un leasing. Eso no reemplaza al privado, pero actúa sobre esos bienes.

– ¿Qué falló en el proceso anterior?

– Falló la conciencia de estar escribiendo una Constitución, el tomarle el peso a ese encargo, y creo que como no se tomó con la seriedad que implica algo tan relevante para el país y las siguientes generaciones.

Las cosas que estaban propuestas en el borrador afectaban gravemente la libertad de las personas y generaban grupos distintos ante la ley desunían el territorio. Hubo un intento de refundación, de hoja en blanco, que no era el encargo.

– ¿Cómo se asegura la legitimidad del proceso?

– Por distintas vías, y eso es algo que se discutió durante la preparación del Acuerdo por Chile, porque uno de los puntos de discusión era si la comisión experta la elige el Congreso, si era o no legítima. Y lo es perfectamente, porque el Congreso está legitimado por elección popular.

Entonces, está una legitimidad que viene dada por el voto popular a través de los parlamentarios, y otra a través del voto directo. Así que, por lo menos a mi juicio, la legitimidad está completamente garantizada, todo el proceso además amparado por el marco constitucional vigente.

– ¿Cómo esperan llegar a acuerdos con el Partido Republicano?

– La discrepancia con el Partido Republicano tiene cosas de fondo y forma. De fondo, es una diferencia en el proyecto político, pero de forma también, porque ellos participaron en la mesa del Acuerdo por Chile y se retiraron voluntariamente. Después descalificaron muy ácidamente todo el proceso y aún más duramente el resultado. Ellos no querían una nueva Constitución. Tenemos que trabajar en armonía, no solo dentro de los partidos de derecha, sino también en todo el arco político. Si eso se pudo lograr en el Acuerdo por Chile, no veo por qué no podría en la elaboración de la Constitución.

“Me parece importante recoger opiniones ciudadanas y traspasar al texto constitucional las principales respuestas a sus expectativas”.

Trayectoria Política

Hutt Hesse Gloria de los Ángeles (1955) subsecretaria de Transportes 2010-2014; partido Evópoli en 2015 (“si uno mira cómo funciona la política en el mundo desarrollado, se ve que los partidos son organizaciones muy bien estructura… creemos que esto es un emprendimiento y su resultado es una forma de vivir en el país” (1); en Evopoli creen ‘en las libertades y en un Estado que ayuda a potenciar el talento y oportunidades de las personas’ (2));  directora del Complejo Portuario Mejillones 2015; ministra de Transportes y Telecomunicaciones 2018: “la etapa del SI o NO, de izquierda o derecha ya no corre (2).

La ministra Gloria Hutt está decidida a terminar con el penoso y largo capítulo del Transantiago. Y, a pocos meses de que termine su rol de titular del Ministerio de Transportes, estima que esta podrá ser una idea que se vuelve realidad al renovar 4.500 buses -que equivale al 70% del sistema RED-, además de un nuevo modelo de operación que implica separar las concesiones de flotas y vías.

En el recuento de la licitación, la ministra destaca que no sólo se podrá contar con nuevos equipos en circulación, sino que también con una reducción de costos del sistema. En promedio, las ofertas de los operadores fueron un 4% más bajas que el tope de las bases, logro que a juicio de la secretaria de Estado se sumará a “otros elementos de eficiencias operacionales que aún no están contemplados, pero que ayudarán también a bajar el gasto del sistema” (3)

Gloria Hutt: “Es injusto decir que el gobierno del presidente Piñera no tenía interés en la desigualdad”
La exministra de Transportes y Telecomunicaciones repasa las decisiones que la llevaron a ser un rostro del estallido social de 2019. Asegura que en el ideario del gobierno siempre estuvo “cerrar las brechas”, que tal vez eso no se comunicó bien. A la hora de sacar cuentas, apunta a los partidos de Chile Vamos y a su nula capacidad de intermediar. Ahora busca entrar con todo en la política: no descarta competir por la presidencia de Evópoli (4)

Como precandidata a la presidencia de Evopoli,, por estos días se encuentra estudiando los temas constitucionales de cara al plebiscito de salida, ya que saben que será un tema crucial durante las internas. Dentro de las ideas fuerzas de su candidatura, explican sus cercanos, pretende reforzar la conducción para planear una estrategia integral y de largo plazo pensando en las elecciones municipales del 2024 y en las presidenciales del 2025. A su opción se asocian algunos liderazgos como los exministros Gonzalo Blumel e Ignacio Briones. (5)

Elegida convencional 2023, con 236.095 votos por la Región Metropolitana.

(1) El Mercurio 16 enero 2016: Evópoli se forma como partido.

(2) 8 enero 2018.

(3) Diario Financiero, 8 octubre 2021

(4) La Tercera 20 marzo 2022

(5) 26 abril 2022

Bibliografia

Otras publicaciones

«Recibimos un golpe fuerte, un llamado de atención». «Todos los ministros de Transportes hemos hecho el máximo esfuerzo por conseguir recursos y todos los ministros de Hacienda han hecho el máximo esfuerzo por mantener las cuentas fiscales controladas de acuerdo a la situación económica. Esa tensión es inherente al sistema, no es que una sea bueno y otra mala» La Tercera, 6 noviembre 2019.

“Voy a presentar una lista para presidir Evópoli, quiero fortalecer la derecha liberal”, 24 septiembre 2022

l próximo 3 de octubre, Evópoli debe inscribir las listas de candidatos que apuestan a presidir el partido. En esa oportunidad, la exministra de Transportes del gobierno de Sebastián Piñera, Gloria Hutt, se anotará para disputar la presidencia. En esta entrevista, la exsecretaria de Estado entrega sus razones y reconoce que la colectividad ha ido perdiendo fuerza y que busca que recupere la esencia con la cual fue fundada.

¿Por qué decidió postular?

Evópoli es un proyecto en el que creo muy firmemente. Es una propuesta política de derecha liberal reformista que es necesario fortalecer en el país. Hay oportunidades que se abren después del plebiscito con un nicho de electores que manifestó voluntades que coinciden mucho con la propuesta del partido. Y, como tenemos las elecciones previstas, y hay inscripción de listas el 3 de octubre y elecciones el 22, voy a presentar una lista para presidir y postular a la presidencia de Evópoli.

Uno de los contrincantes que se asoman es el senador Luciano Cruz-Coke. Si ese es el caso, ¿por qué deberían elegirla a usted y no a él?

Las propuestas son un poco distintas en el sentido de que en un caso sigue un modelo más convencional de un parlamentario que es presidente de partido y mi propuesta es dedicación completa al partido, con una rearticulación interna que yo llamo la profesionalización del partido como una organización, con una dinámica que tiene cuatro componentes principales: que el partido toma un rol de articulador entre el Parlamento, centro de estudios, un centro de formación de líderes y una red de organizaciones de base para el trabajo territorial. Quiero fortalecer al partido.

¿Pero al menos cree que representan sensibilidades distintas en el partido para esta nueva etapa?

No. Las diferencias tienen que ver más bien con la forma, la dedicación, la formación de equipos, las redes territoriales que por lo menos yo tengo mucho interés en fortalecer, pero no tenemos una diferencia de visión ideológica. Esa es una ventaja de Evópoli, que tenemos una unidad de visión.

Ambos son exministros del expresidente Piñera. ¿Es un activo o los perjudica?

Uno es lo que es y tiene la trayectoria que tiene. Cada uno ha hecho los aportes que son públicos y conocidos y los militantes los conocen bien. En ningún caso haber trabajado en el gobierno del Presidente Piñera es una desventaja para el sector que hemos apoyado.

¿Quiénes integrarán su lista?

La voy a hacer pública cuando la tenga confirmada.

Algunos dicen que su opción representa una última oportunidad de salvar la promesa de ser un partido liberal. ¿Lo ve así o no?

No sé si es la última opción. Pero sí es una mirada que a mí me representa, yo me siento muy afín a la propuesta de una derecha liberal-reformista y muy afín a una gestión política con componentes de profesionalismo muy marcados, con buena planificación. Son elementos de organizaciones que son claves para poder tener éxito en los objetivos que uno se plantea. Y creo que eso debería ser parte de la marca con la que yo quisiera trabajar. Fortalecer la derecha liberal reformista.

Algunos transmiten que, si ganara Cruz-Coke, que tiene posturas más duras, el partido corre el riesgo de transformarse en “una UDI chica”.

Discrepo de esa visión, a pesar de que lo he escuchado, no me parece. Creo, y lo que he visto, es que Luciano y todo el equipo fundador de Evópoli son profundamente fieles a la derecha liberal. Así que no me lo imagino de esa forma. Puede ser que él haya tenido opiniones, en situaciones puntuales, más duras, pero no necesariamente eso significa que su visión liberal esté en juego. Tal vez yo me mueva más hacia innovaciones.

De alguna forma Evópoli tenía esta promesa de ser un partido liberal moderno, pero en la práctica muchas veces se ha ubicado en posturas similares a la UDI. ¿Cuál es su diagnóstico?

Mi impresión es que los últimos dos años hemos estado sometidos a presiones y posturas más bien polarizadas y producto de esas circunstancias posiblemente ha habido opiniones que cubren ámbitos más amplios que el fundacional liberal puro. Eso hay que recuperarlo sin duda, y los militantes esperan un posicionamiento claro respecto de estas visiones. Hay que recuperar ese posicionamiento y propuesta original que es la que nos atrajo a todos para participar en el partido.

¿A qué presiones se refiere?

No presiones de personas, sino de circunstancias, por ejemplo, en la elección presidencial se polarizó mucho.

¿Cuáles deberían ser los temas que impulse Evópoli?

Hay que recuperar con mucha fuerza la propuesta original de los niños primeros en la fila, son temas que están afectando mucho a nuestra sociedad y Evópoli tuvo un rol importante en esa propuesta que, a mi juicio, debemos reforzar y consolidar, pero también la construcción de una plataforma habilitante para ejercer las libertades.

¿Cree que Evópoli tiene espacio para volver a crecer? En las parlamentarias les fue mal.

En parte eso justifica mi propuesta de profesionalizar la tarea y planificar con tiempo los procesos eleccionarios preparando personas.

Respecto de las alianzas, ¿Evópoli debe seguir con Chile Vamos?

Es bueno tener una alianza como la que tenemos con Chile Vamos. Mi impresión también es que hay alianzas que pueden ser flexibles y que en algunas circunstancias uno las mantiene, dependiendo del costo que tenga para la identidad propia del partido.

¿Pero la idea es seguir con ellos?

Sí, creo que es bueno el trabajo que se ha hecho. Se ha logrado un trabajo coherente, con buenos resultados. Así que no habría ninguna razón para no seguir en Chile Vamos.

¿Y cómo debería ser la relación con el Partido Republicano? ¿Harían nuevamente un pacto electoral con ellos?

Me cuesta pensar en un trabajo más integrado con republicanos, porque en esencia tenemos posturas distintas. A eso me refiero cuando hablo de proteger la identidad. Si se da alguna circunstancia muy particular en que se justifique, habrá que evaluarlo.

¿Y cómo ven la irrupción de Amarillos, lo que está pasando en la DC? ¿Puede haber acercamientos con ellos?

No tengo la autoridad como para representar la visión del partido en esto (…). Está por verse si hay un eje ideológico que los una (a Amarillos), porque lo que podría pasar es que frente a otra disyuntiva u otra elección, por ejemplo, pueda haber visiones distintas.

¿Ve margen de alianzas con ellos en el futuro?

No lo sé. Esperaría primero que se configuren como partido para ver cuál es el eje ideológico que los une.

Con respecto al tema constitucional, ¿qué va a defender Evópoli?

Deberíamos jugarnos, primero, por dar por hecho que la voluntad de una nueva Constitución quedó zanjada en el plebiscito de entrada. Eso está fuera de toda duda. Lo segundo, es que la voluntad ciudadana tiene que estar presente y tiene que ser prioritaria en este proceso (…). Me parece también que mantener vivo el rol ciudadano en todo este proceso es muy clave y es muy representativo del modelo que Evópoli propone.

Etiqueta:
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.