Gabriel Gonzalez Videla

Biografía Personal

González Videla Gabriel (1898-1980) [1] h. Gabriel González Castillo, regidor de La Serena y Teresa Videla Zepeda (de Enrique Videla Hidalgo y Josefa Zepeda Hidalgo); abogado, casado con Rosa Makmann Reijer (1908-2009)[2] h. Juan y Ana; como primera Dama crea la Oficina de la Mujer, cuando se proclamó el voto femenino “junto a todas las mujeres sufragistas que habían luchado por años para que se proclamara la ley, gritaron de júbilo en el Congreso y luego cantaron la canción nacional. Era tanto el festejo que las amenazaron con que debían desalojar la sala” (2); 2 hijas.

[1] (1) Diario Ilustrado 17 septiembre 1948. (2) El Mercurio 14 mayo 2019, relato de su nieta Ana Campos que escribió el libro “Una luz en la sombrea La apasionante historia de Miti Markmann” en 2019.

[2] “La fundación de Vivienda y Asistencia Social es la creación genial de la dignísima esposa del Presidente Gabriel González, quien dicto el decreto en 1949, creándola” Cámara 14 noviembre 1961

Descendencia

González Markmann Silvia (1926) casada con Alfonso Campos Menéndez

González Markmann Rosa (+1968) casada con José Claro Vial (1915-2008) abogado, empresario PL, PDC, hijo de Héctor Claro Salas y María Teresa Vial Vicuña. Hijo: Juan Claro, ingeniero, presdiente de la Confederación de la Producción y el Comercio 1002-2004, presidente de Embotelladora Andina, negoció una agenda pro crecimiento con el Ministro Nicolás Eyzaguirre: «Voy a apoyar y mi voto será para  Alfonso Swett que viene a reforzar esta nueva generación de dirigentes empresariales… hoy la sociedad ha cambiado, este es un país con mas participación y las discusiones tienen que ser mas abiertas, públicas. La ciudadanía aprecia que en términos transversales haya una visión de sarrollo eficaz que permita que este pais sea mas desarrollado, con innovación y competencia y donde haya un crecimiento capaz de generar mas y mejores empleos y resolver los problemas sociales. Eso sigue vigente. La forma de hacerlo es distinta y creo que esta nueva generación está mucho mejor preparada para eso, en el sentido de que son discusiones menos elitistas y mas abiertas…» La Tercera, 9 marzo 2018.

Fuentes

(2) «Según don Arturo, su mejor apoyo al interior del radicalismo fue el joven presidente de la colectividad, Gabriel González, distinguido en la lucha contra Ibáñez. Aseguraba el León que sus enemigos de derecha llegaron hasta ofrecer al mismo González la candidatura presidencial, para separarlo de Alessandri…»   Gonzalo Vial Tomo V Historia de Chile 1891-1973, p. 254.

(3) Gonzalo Vial Tomo V Historia de Chile 1891-1973, p. 500.

(4) El Diario Ilustrado, 9 octubre 1947

(5) Discurso, 12 octubre 1947

(6) La Hora, Santiago, 30 de abril de 1938

(7) Mensaje del Presidente Gabriel González Videla al Congreso Nacional, 21 de mayo de 1951, página XXI.

Familia

La nueva constitución 11 octubre, 2022, Jorge Claro

Chile ya decidió qué hacer en relación con la nueva Constitución: redactarla de nuevo y hacerlo bien. Ahora, hay que apurar el tranco para definir “cómo” se desarrollará ese proceso.

Estamos ante uno de los desafíos mayores de nuestra historia y en un momento económico y social especialmente adverso. La inversión privada es difícil que vuelva mientras no se sepa cómo será la nueva. Ya vimos como varios proyectos están detenidos a la espera de una mayor claridad, tras casi cuatro años de incertidumbre para nuestro país, que partió con el estallido social y que se mantiene hasta hoy. La ciudadanía también lo ha resentido y la confianza está en su peor nivel.

Es claro entonces que hay una urgencia y que la definición de la forma para redactar la nueva constitución debe avanzar y hacerlo mediante un proceso rápido y coherente con lo que la mayoría de los ciudadanos quiere: sin extremos ni posiciones refundacionales y con diálogo transversal.

¿Cómo hacerlo? Algunas ideas de setido común que podrían ayudar en este propósito.

1.- No insistir en un nuevo órgano constituyente o convención constitucional. Para eso está el Congreso, quien debe asumir con responsabilidad esta tarea. No tiene sentido duplicar esta opción otra vez en personas desconocidas, sin preparación política ni técnica.

2.- Expertos propuestos por los rectores de las universidades acreditadas. Decidir que quien redacte el nuevo texto sea un grupo pequeño de especialistas, de alto nivel, prestigio, excelencia e independencia. Estos deberían ser electos por el Congreso dentro de un conjunto de profesionales y académicos propuestos por los rectores de las universidades acreditadas de nuestro país. Un documento complejo y fundamental, como lo es una Constitución, no puede ser redactado por un grupo numeroso de personas no especializado en estas materias. No experimentemos nuevamente.

3.- La hora del Congreso. Que sea el Parlamento quien asuma el rol de organismo constituyente, que no evada esta responsabilidad que le corresponde por mandato. Y que lo haga por medio de un conjunto pequeño de parlamentarios electos internamente, quien será el que interactúe con el órgano redactor y así oriente su acción. Ambos grupos deberán trabajar unidos y presentarle sucesivos estados periódicos de avance de su trabajo al Congreso pleno, quien deberá contemplar instancias para proponer cambios, correcciones y adiciones a los diferentes borradores que se le presenten.

4.- Cerrar el círculo. Finalmente, se espera que el texto final que se entregará al Congreso para su aprobación o rechazo definitivo concite un amplio acuerdo, por tratarse de una Constitución que genera certezas, orden, unión y estabilidad para los habitantes de nuestro país. Por ello, una vez aprobado por el Parlamento –entidad electa por los ciudadanos precisamente para jugar un rol político- debería procederse a plebiscitarla y así comenzar a funcionar dando por cerrado este tema.

5.- Trabajar, trabajar, trabajar. Paralelamente y mientras este proceso va en marcha todos tenemos que volcarnos a generar valor social y económico para un mejor Chile. Hay problemas que no pueden esperar y el Gobierno debe tomar acción, dejando en manos del Congreso el tema constituyente y dedicándose a gobernar.

El control de la violencia, la delincuencia y del narcotráfico no pueden esperar y para este objeto no se requiere esperar a una nueva Constitución. Lo mismo sucede con las demás políticas públicas que solucionarán los problemas urgentes que nos aquejan, en temas como salud o previsión.

Es importante que esta vez el Gobierno actúe de forma imparcial y confíe en que el resultado será razonable y representativo de lo que la mayoría de la ciudadanía espera, respetando su voz. Mientras, los parlamentarios deben actuar con rapidez y diligencia, pero también en consecuencia, con el abrumador apoyo al rechazo de constituciones ideologizadas y refundacionales del Chile que representan. No volvamos atrás y apliquemos el aprendizaje de lo vivido.  (La Tercera)

Jorge Claro

Trayectoria Política

González Videla Gabriel (1898-1980) miembro del Partido Radical,   Presidente del Partido Radical 1932, diputado por Coquimbo 1930-1932,

impulsor de la candidatura presidencial de Arturo Alessandri en 1932 dentro del partido Radical (2);

reelegido diputado 1933-1937 (3.533 votos de los 4.440 votos de la lista PR, que logró tres de los siete diputados del distrito; cifra repartidora: 1.352); reelegido diputado 1937-1941 (1.589 votos, cuarta mayoría en su lista, lista con el PS obtuvo 10.157 votos, logrando cuatro de los 7 diputados);

impulsor del Frente Popular dentro del Partido Radical: «… yo tenía la ventaja sobre los otros líderes radicales, en mi afán de sacar adelante el pacto del Frente Popular, de conocer no solo a los dirigentes comunistas nacionales sino también a altos dirigentes enviados por la Internacional Comunista… los comunistas exigían una sola cosa: unidad para que no triunfara ni avanzara el fascismo» (3),

en abril de 1938, Gabriel González Videla, presidente de la Junta Central Radical, acusaba al Excmo. señor Alessandri de querer imponer un sucesor desde la Presidencia de la República (6);

embajador en Francia 1939-1941 y Brasil 1942-1944, senador 1945-1946,

Presidente de la República 1946-52 (192.207 votos de los 479.310 emitidos, 40,1%)), gobernando inicialmente con los partido radical, liberal y comunista; acusó al partido comunista y a países comunistas de atacar la democracia chilena:

«la huelga del carbón era.. un golpe calculado para herir arteramente el corazón mismo del régimen republicano y democrático de Chile, ha sido detenido en forma dramática por nuestro gobierno al expulsar a dos diplomáticos yugoslavos que trabajaban de consuno en la preparación de un vasto plan que, entre otras cosas, tendía a desatar una ola de huelgas en  nuestras industrias vitales» (4)

«una potencia extranjera satélite creyó que era posible avasallar nuestra soberanía, inmiscuirse en nuestros intereses económicos y envenenar con odios el alma de nuestro pueblo… la política chilena no ha aceptado jamás la intromisión audaz de elementos extranjeros que pretendan orientarla de acuerdo con su particulares y exclusivas conveniencias» (5)

dictó la Ley de Defensa de la Democracia en 1948 dejando fuera de la ley al PC: “había que convencerse de que el mundo es escenario de una nueva guerra, una guerra invisible, guerra fría, pero guerra al fin… el comunismo chileno se había convertido en un ejército enemigo invisible, que atentaba contra la vida económica del país del propio pueblo chileno” (1);

«Una democracia sólo puede mantenerse normalmente sobre la base que el Gobierno se apoye en una combinación de partidos políticos que han buscado en los problemas de más urgencia una ecuación que los una en sus propósitos de trabajar por el bien común». «Los gabinetes de administración no son sino un paréntesis que, a veces, es necesario abrir en la vida política de un pueblo para que las fuerzas de oposición tengan un instante de reposo y puedan medi-tar en las responsabilidades que deben asumir o rechazar. Pero ellos no pueden ser un buen sistema de Gobierno» (7);

presidente del Frente Democrático 1963 que agrupaba a los partidos radical, liberal y Conservador;

Integró el Consejo de Estado durante el gobierno de Pinochet.

 

Bibliografia

Memorias en 2 tomos.

 

Mensaje de S.E. el Presidente de la República don Gabriel González Videla : al Congreso Nacional al inaugurar el período ordinario de sesiones

«Porque comprendí en toda su intensidad la situación que se planteaba al país y porque tenía y tengo una visión clara de mis responsabilidades, la noche misma en que las fuerzas políticas de Izquierda me señalaron con la primera mayoría relativa, pedí al país entero, a todos los partidos, sin discriminación alguna, su colaboración para formar un Gobierno Nacional, capaz de resolver todos los gravísimos problemas que el Gobierno encontró y que os acabo de señalar»

Mensaje de S.E. el Presidente de la República don Gabriel González Videla : al Congreso Nacional al inaugurar el período ordinario de sesiones, 1949

«Nuestra delegación denunció también en París la violación a los más fundamentales derechos del individuo cometida por el régimen tiránico de la Unión Soviética en las personas de las mujeres rusas casadas con extranjeros.
Por primera vez en la historia de las Naciones Unidad, la Asamblea General aprobó una resolución condenatoria de la Unión Soviética»

Mensaje de S.E. el Presidente de la República don Gabriel González Videla : al Congreso Nacional al inaugurar el período ordinario de sesiones, 1952

«La guerra fría chilena. Gabriel González Videla y la ley maldita» de Carlos Huneeus (2008)

Otras publicaciones

Etiqueta: