Marcela Cubillos Sigall

Biografía Personal

Cubillos Sigall Marcela (1967) abogada;  casado con José Antonio Silva Bafalluy[2] hermano de Máximo Silva Bafalluy, hijo de Ernesto Silva Imperiali, abogado, y María Adriana Bafalluy Vásquez; casada 2 con Andrés Allamand Zavala

Hija de Hernan Cubillos Salatto.

Inscripción número 1.023 matrimonio 1992 Las Condes, divorciados en 2006. Inscripción número 802 nacimiento 1967 Recoleta.

Descendencia

Silva Cubillos José Antonio, nacido en Boston, Estados Unidos [1]

Silva Cubillos León

Silva Cubillos Baltazar

Cubillos Sigall Nicolás

[1] Inscripción número 239 nacimiento 1995 Santiago, 26 de octubre de 1994

Fuentes

(1) Entrevista El Mercurio 7 julio 2018.

(2) Entrevista, 12 agosto 2018. (3) El Mercurio, columna “Aula Segura” 2018.  “En los meses de la campaña de Piñera, la diputada tuvo un difícil paso por el comando de la Coalición por el Cambio. Bajo fuertes trascendidos de roces con integrantes del equipo estratégico, como la encargada de comunicaciones Fernanda Otero, Cubillos trasladó sus  oficinas al edificio de la oficina privada de Piñera” El Mercurio 3 abril 2010.

(3) El Mercurio, 11 septiembre 2019

(4) «La trampa de la hoja en blanco», columna El Mercurio, 6 de septiembre 2020.

(5) Radio Paula, 17 de mayo de 2021, reproducido en El Mercurio 10 junio 2021

El contenido del Rechazo, Marcela Cubillos-Gonzalo Cordero 5 septiembre, 2022

La democracia es una forma de gobierno que limita el ejercicio del poder, permite una alternancia pacífica y nos provee de un procedimiento para arbitrar nuestras diferencias sin que los derrotados vean amenazada su integridad, ni sean excluidos de los asuntos públicos. Una de sus mayores virtudes es que la competencia tiene más que ver con el contenido de los proyectos que con quienes los sostienen. Esto no obsta a que en cada elección haya vencedores y derrotados; hay visiones del orden social y propuestas de cambio que se imponen, y otras que la gente descarta mediante su voto.

En una elección en que se eligen personas esto es muy evidente, pero en un plebiscito, como el que acabamos de tener, en que los electores se pronuncian sobre un texto largo, complejo y con una enorme diversidad de instituciones, puede ser menos claro, pero no por ello menos real. El rechazo expresado en las urnas, por una mayoría sorprendente que superó todos los pronósticos, no puede ser considerado como una decisión abstracta, carente de contenido concreto, sin efecto práctico sobre la discusión constitucional que viene, ni sobre el Gobierno, que confirió al texto desechado la cualidad de corazón de su proyecto.

La propuesta que la ciudadanía rechazó de manera tan contundente tenía un eje claro y refundacional, que sus mismos partidarios elevaron a la categoría de esencial en las discusiones y votaciones de la Convención, así como en la campaña que precedió al plebiscito. Entre otras y solo a vía de ejemplo: la noción de Chile como un Estado Plurinacional; el desconocimiento a la igualdad ante la ley estableciendo discriminaciones arbitrarias en beneficio de pueblos indígenas; la supresión del Senado, al que se veía como el órgano de una “casta”, al decir de una expresidenta de la Convención; una Presidencia de la República a la que se cercenaban sus atribuciones legislativas; un Congreso de diputados que concentraba el poder total sin contrapesos adecuados; la eliminación del Poder Judicial, que se rebajaba al nivel de un mero servicio y que lo equiparaba a los que crearan los pueblos originarios; una concepción de la regionalización altamente burocrática, con una reverberación de órganos, sin ningún incentivo a la disciplina fiscal; y un Estado proveedor, exclusivo y excluyente, de bienes públicos.

Asumir la decisión expresada por la ciudadanía a través de su voto es un requisito fundamental para que el complejo proceso en que nos encontramos camine en la dirección correcta. En concreto, esto significa aceptar que las materias mencionadas, y otras, han quedado fuera del marco, porque así lo decidieron los chilenos.

El Presidente Boric, por su parte, cometería un grave error si no asume hoy que su proyecto refundacional fue derrotado y que la coalición que lo sustentaba, así como el equipo que lo encarnó, han perdido viabilidad política y que insistir en ellos sería desconocer el resultado de la democracia, para seguir llevando al país por el camino del conflicto. En este momento debe primar su condición de jefe de Estado, que está por sobre los eventos electorales.

Es igual de fundamental no dividirnos en vencedores y vencidos, como hacer los cambios que el resultado electoral demanda. De lo contrario, pretender diálogos y acuerdos como si la decisión adoptada en el plebiscito fuera una abstracción sin contenido ni efectos prácticos, solo podría llevarnos a más división, nuevos conflictos y a incentivar la violencia que la inmensa mayoría del país claramente quiere dejar atrás.

Este es el sentido de las elecciones en democracia; por eso desconocer sus efectos sería defraudar su contenido y transformar las elecciones en un ritual vacío. Ante el triunfo del Rechazo, no basta que el Presidente y su coalición digan que aceptan la derrota; es necesario que asuman el veredicto democrático en que una mayoría de chilenos dijo no al proyecto político refundacional de la izquierda.

Chile habló de una manera que nadie puede ignorar. Los acuerdos que vendrán, porque los necesitamos, no pueden prescindir de esta voluntad popular, pues el Rechazo tiene un contenido concreto y es deber, tanto del Gobierno como del sistema político, asumirlo y cumplirlo. Reconocer el triunfo del Rechazo implica, por ejemplo, descartar que la propuesta de la Convención se use como base para la discusión que viene; ahora ello es impensable y equivaldría al absurdo de darle a esta votación el mismo efecto que si hubiera ganado el Apruebo para reformar. A esto están llamados el Gobierno y la oposición, a enmarcar sus acuerdos en la aplastante voluntad expresada por los electores.

Marcela Cubillos S.
Abogada, exconvencional

Gonzalo Cordero M.
Abogado

Marcela Cubillos: «La lógica totalitaria ahora la sufren los socialistas» 23 abril, 2022

«Antes los de Chile Vamos éramos objeto de las funas y de la crítica. Ahora, a medida que el texto constitucional ya está prácticamente terminado, cuando hay este nerviosismo por el malestar y por la crítica, entonces pasa lo que está pasando. La funa la sufrieron los socialistas la noche del jueves porque se atrevieron a disentir y a ser distintos de ese colectivo».

La observación la hizo la convencional Marcela Cubillos durante su participación en el Podcast Electoral de El Líbero. Las imágenes del hecho -acusaciones de «traición» e instigaciones a la funa- han ocupado todos los noticieros han generado un repudio transversal.

«¡Traidores, traidores!», gritaban constituyentes de la izquierda más radical que forman parte del órgano, en contra de sus pares del Colectivo Socialista, luego de que fuera rechazado en general, con solo 98 votos a favor, el informe de la Comisión de Medio Ambiente.

La funa en plena sala y en plena transmisión inició cuando los números no les dieron. Lograron cinco votos menos de los 103 que se necesitan para aprobar el texto. Hubo 46 en contra y 6 abstenciones. Aguas, áreas protegidas y explotación de recursos naturales, entre otros temas, figuraban en el informe que deberá volver a la mencionada comisión.

OTROS ATAQUES

Cubillos explicó que lo ocurrido en el pleno no fue el único incidente en contra de los socialistas que se presentó durante la jornada del jueves en la Convención.

«Se cayó un informe en general y empezó este ataque al Partido Socialista, que ya había iniciado horas antes en un punto de prensa que había hecho un convencional socialista, que no lo pudo llevar a cabo porque estaban al lado gritándole e insultándolo», dijo.

La convencional contó más: «Al mismo tiempo, otra reunión interna que se había tenido en términos de ir avanzando entre los de izquierda, en cuanto al sistema político, también había terminado muy mal por enfrentamiento con los socialistas».

Para Cubillos, los niveles de intolerancia por parte de algunos grupos dentro de la Convención han llegado a un punto tan álgido que los ataques van ahora dirigidos incluso contra quienes antes habían sido sus aliados políticos.

«Hay un sector que no cree en las diferencias políticas válidas, que cree que solo entre ellos tienen la postura moral y éticamente aceptable en Chile, el monopolio de la justicia, de lo correcto. Entonces, cuando se actúa así se es tremendamente intolerante. Esto siempre lo sufrimos los de derecha y ahora lo están sufriendo también los de izquierda», advirtió.

Cubillos fue enfática en aseverar que lo ocurrido el jueves no es nuevo. «Esto mismo pasa cada vez que habla un representante de los pueblos originarios, lo que hacen es darle muy duro a quienes son de izquierda y están votando en contra de nuevas normas que les dan privilegios a los pueblos originarios. Por lo tanto esa intolerancia contra quien piensa distinto, que antes la sufría Chile Vamos, hoy día la está sufriendo el colectivo de izquierda, los socialistas, porque se atreven a mostrarse un poco distinto», indicó.

Y es que el bullying en la Convención parece estar a la orden del día. Las funas, han denunciado integrantes del órgano constituyente, no provienen solo de parte de convencionales, sino incluso de algunos asesores.

GERMÁN CONCHA: «PASAMOS DE LA AMENAZA AL USO DE VIOLENCIA»

Otro hecho ocurrido el jueves en la Convención que encendió las alertas se vio en un punto de prensa llevado a cabo por la convencional Constanza San Juan (Ex Lista del Pueblo), quien junto a otros constituyentes leyó, uno a uno, los nombres de quienes habían vota en contra del informe de Medio Ambiente y Modelo Económico.

«Esta es la persecución colectiva respecto de aquellos que son capaces de actuar distinto. Esto es culpa de las fuerzas colectivas que creen es que no hay derecho a pensar por uno mismo y que hay ciertos grupos que tienen siempre razón y que por eso están siempre validados para hacer uso de violencia», dijo al respecto el constitucionalista Germán Concha, en el Podcast Constituyente de El Líbero.

El también académico de la UC también se pronunció con respecto a las declaraciones del convencional Jaime Bassa, quien ha aseverado que si gana el rechazo se generaría una situación de crisis, o a las del vicepresidente Gaspar Domínguez, que ha indicado que el proyecto de debe aprobar sí o sí.

«Ahora pasamos de la amenaza al uso de la violencia. Ya no es solo la validación de la violencia pasada. Ahora dicen que si no aprueban no sabemos lo que viene. Es como si Chile no se hubiera venido rindiendo sostenidamente a la violencia desde el 18 de octubre y no estuviéramos por eso metidos en el desastre en el que estamos», sostuvo Concha.

COMISIÓN DE NORMAS TRANSITORIAS

Para Marcela Cubillos, un asunto de especial atención es la reforma del reglamento de la Convención que prevé la creación de una comisión de normas transitorias.

«De partida no es bueno que se esté cambiando el reglamento cada vez, según como lo quieras, por simples mayorías», advirtió la constituyente.

«Lo que ha empezado a pasar es que dicen: ‘no, calma, esto se va a aplicar, pero en cuatro años más’. ahí hay mala fe en la creación de normas transitorias. Si vas a resetear Chile, entonces por qué no lo reseteas de una. Esto es como decirle a la gente: ‘vamos a destruir las instituciones, pero no se preocupen, lo vamos a hacer de a poco y si usted tiene suerte a lo mejor no le toca verlo», advirtió.

Para el abogado este asunto también fue muy relevante. «Hay un distorsión de lo que son los procesos y las normas transitorias. Las normas transitorias no son para cambiar lo que aprobaste. Están hechas para establecer el régimen que aplica hasta que lo que aprobaste entre en vigencia, pero aquí lo que hay es una nueva suerte de prestidigitación, para tratar de distraer al auditorio», indicó. (El Líbero)

Trayectoria Política

Cubillos Sigall Marcela (1967) [1] militante UDI, “yo milité mucho tiempo y hoy estoy muy cómoda participando en Chile Vamos… yo tengo una relación cercana con RN y Evópoli” (1);

diputada 2002-2006 y 2006-2010 (28,9%) por Providencia y Ñuñoa;

Ministra de Medio Ambiente 2018 (5 meses): “El gobierno del Presidente Piñera cree en la protección eficaz de los glaciares” (1); Ministra de Educación 2018: “Cuando no hay mayoría en el Congreso, el esfuerzo de tomar acuerdos puede generar reformas que tengan mayor legitimidad… es una responsabilidad y un privilegio poder trabajar por una causa tan justa como la calidad de la educación” (2);

“Aula Segura, una ley de sentido común: ¿Cómo no va a ser más justo y razonable que sea ese alumno el obligado a dejar el colegio y no el profesor agredido o el estudiante amedrantado?… (3).Acusación constitucional en su contra: «tengo mi honra, tengo historia, tenido una familia y, por todo ello, tengo derecho a que si se me ha acusado sin fundamento de infringir la Constitución, de defenderme de aquello» (3).

un tenso desencuentro entre la titular de Medio Ambiente, Marcela Cubillos, y su subsecretario, Rodrigo Benítez, fue comentario obligado en La Moneda. Fuentes de esa cartera señalaron que todo comenzó a propósito de una reunión entre ambas autoridades en la que se evaluaba la marcha del ministerio y sus proyectos emblemáticos.
El asunto es que -de acuerdo a las mismas fuentes- la conversación fue subiendo de tono debido a que Cubillos habría considerado que el subsecretario se estaba tomando atribuciones que no eran de su cargo al plantear lineamientos sobre iniciativas.
Pero en el entorno de la ministra señalan que esta tiene una mala evaluación de la gestión de Benítez y que el impasse produjo cuando Cubillos le notificó la salida de dos jefes de división de la cartera: Jurídica y de Administración Financiera.
16 junio, 2018

Renuncia con fecha 28 de febrero de 2020, para dedicarse a la contienda política en el plebiscito constitucional de abril. Asume como directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo.

«… algunos temas esenciales de la Constitución actual. El Estado está al servicio de la persona y humano y no al revés. favoreciendo y no ahogando ámbitos de libertad; iniciativa exclusiva del Presidente en materia de gasto público, para evitar la demagogia; Banco Central autónomo; Tribunal Constitucional para proteger el Estado de Derecho; libertad de enseñanza; derecho de propiedad… es comprensible que alguien que no comparte lo que dice la Constitución actual vote Apruebo. Lo que es difícil de entender es que quien cree en las libertades esenciales que están en la Constitución esté dispuesto a vaciarla y partir de cero. Es decir, tratar de conseguir, nadie sabe como, dos tercios para volver a escribir lo que hoy tiene escrito» (4).

Elegida como convencional constituyente por el distrito 11 de la región metropolitana con 84.005 votos (21.85%) de los 167.721 votos (43.59%) de su lista.

«Mi primera preocupación es que en esta Convención no reine la arbitrariedad, sino que el imperio de la ley y lo regulado. Esta no es una Convención Constituyente, por asi decirlo, autónoma ni soberana, sino que regulada, con un marco establecido que se plebiscitó» (5)

“ya quedó un cambio en la forma de Estado que tiene Chile muy radical. Se aprueban estas regiones autónomas en que cada una se va a poder dar su propio estatuto, básicamente su propia mini Constitución, darse la organización política, administrativa y financiera que quieran”. En ese sentido, agregó que “lo que se hizo ayer no fue mejorar la descentralización, no fue mejorar la participación de las comunas ni nada, simplemente se creó un sistema que no es ni federal ni regional, sino que una mezcla a la chilena que claramente aumenta los cargos políticos, aleja a las personas al final de las decisiones y hace ingobernable porque es un sistema tremendamente complejo. (6)

«El informe de la comisión de Medio Ambiente propone al pleno un articulado abiertamente contrario a lo que se ha planteado en el derecho internacional sobre el medio ambiente y los derechos humanos» (7)

«Se elimina el Senado. Se aprueba Congreso unicameral plurinacional Y se menciona a una camara de las regiones sin atribuciones. Cámara testimonial y decorativa. Descentralización de cartón. Democracia sin contrapesos. Segunda Poder del Estado QEPD. Antes fue el Poder Judicial» (8)

Sobre eliminaición del Senado «El Partido Comunista y el Frente Amplio aprobaron el sistema político que querían y les basa dejarlo asi… los socialistas quedaron sin ningún poder de negociación» (9)

Hoy se ratifica un mal diseño de sistema político que concentra el poder y no lo limita. Y asegura cargos a representantes de cada PPOO y “pueblo tribal afrodescendiente” Sigue pendiente la redacción de una Constitución para la República de Chile, que una y no segregue (10)

Marcela Cubillos y debate constitucional: “Cuando uno ve que está en riesgo la libertad de enseñanza y la UC guarda silencio, uno se sorprende” (11)

(6) La Tercera, 17 febrero 2022

(7) «Pleno aprueba en general reconocimiento de derechos de la naturaleza y los animales» El Mercurio 4 marzo 2022

Marcela Cubillos: «Teillier nunca escondió su apoyo a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, por lo que tampoco sorprenden las palabras con las que le rindieron tributo Díaz-Canel, Maduro y Ortega… su adhesión a regímenes totalitarios que niegan la democracia, violan sistemáticamente los derechos humanos y aplastan a la oposición…
Su conducta durante el estallidod de 2019. No solo legitimó la violencia clamando explícitamente por la renuncia del Presidente piñera, sino que lideró la decisión del PC para apartarse del «Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución», manteniéndose a la espera de que la revuela tumbara el gobierno democrático.
El Mercurio, 3 septiembre 2023

(8) La Segunda 14 abril 2022

(9) El Mercurio 15 abril 2022

(10) Twitter 6 mayo 2022

(11) 18 mayo 2022

Bibliografia

«La estrella y el arco iris»  cómo, después de 20 años, fue derrotada la Concertación
De Andrés Allamand y Marcela Cubillos S.

Marcela Cubillos: columna 10 septiembre 2023 «Boric: ¿segundo Presidente de la Unidad popular?
«Los 50 años del golpe militar tienen lugar en un ambiente de crispación política provodad desde el Gobierno»

Lagos dijo hace años: «Si yo encabezo la coalición, será mucho mas una proloación histórica de los gobiernos de Patricio Aylwin y Eduardo Frei que una continuidad con le gobierno de Allende»
«No he llegado a la Presidencia de Chile para administrar la nostalgia, sino para mirar hacie el futuro aprendiendo del pasado»
«Es un hecho objetivo que hace cincuenta años la izquierda chilena ( la mundial) seguía obnubilada con la revolución cubana, no trepidaba en aopyar la invisi+on sobieética a la entonces Chdcoslovaquia por intentar una «socialismo con rostro humano» y no tenía verguenza en justificar el oprobioso Muro de Berlín.

Otras publicaciones

Columna «La política del ombligo» El Mercurio, 21 julio 2012 «las fuerzas que apoyan al actual gobierno, en la oposición, aun cuando ejercieron enérgicas fiscalizaciones para frenar la corrupción y reclamaron con firmeza la alternancia en el poder, siempre concurrieron con su voto a grandes acuerdos en beneficio del país. Nunc actuaron con demagogia ni obstruccionismo…»

Ante críticas por eliminación de ramo obligatorio para 3. y 4. medio de Historia: «Historia no se elimina. Nadie va a dejar de aprender nada de lo que hoy aprende de Historia…» El Mercurio, 16 junio 2019

Sobre cuenta presidencial 2020, El Mercurio 1 agosto 2020: «Definiciones políticas, no solo anuncios». «Un mensaje con definiciones correctas, precedido por un cambio de gabinete que fortalece el equipo político, es una buena señal para construir un dique de contención a la embestida institucional, afianzar la gobernabilidad y avanzar, sin complejos, en una agenda de reactivación».

Marcela Cubillos Sigall @mcubillossigall 2 junio 2021
A pocos días de conocerse la verdad en la injusta acusación a Carabinero Zamora por caso puente Pío Nono, sorprende que la decisión del Gobierno sea más recursos públicos al INDH y Defensoría de Niñez en lugar de apoyar la defensa de aquellos carabineros injustamente acusados.

«Una Constitución hermanada a la violencia» «La izquierda tiene los votos para escribir sola la Constitución y está resuelta a hacerlo. Así la promesa de construir la Casa de Todos se desvanece antes del inicio del debate de fondo. Frente a esta visión, existe una alternativa distinta. Un Chile libre, en que cada uno tiene derecho a pensar como quiera… sin ser funado ni reeducado… un Chile sustentable, que donde a las personas al centro de la preocupación medioambiental… al Chile dividido en identidades de unos contra otros, se puede ofrecer la alternativa de una República unida… yo creo que es posible una Constitución que una y no que divida; que incluya y no que excluya; en definitiva, una Constitución con la vista puesta en las oportunidades del futuro y no en los agravios del pasado» El Mercurio22 octubre 2021

Sobre Marcela Cubillos

«El estilo populista de hacer política también llegó al gabinete de Sebastián Piñera. Nadie lo adoptó con mayor entusiasmo que la ministra de Educación, Marcela Cubillos Para promover su proyecto de admisión escolar llamado «Admisión Justa» recurrió, al mas puro estilo de Trump, a afirmaciones cuestionables como estrategia de batalla Por ejemplo, insistió que la ley aprobada durante el gobierno de Bachelet prohibía a los padres solicitar reuniones informativas a os colegios para saber más sobre el proyecto escolar del colegio en cuestión. El único problema era que la ley manifiesta y textualmente si permitía esas reuniones. En enero del 2019, Cubillos tuiteó que había que escuchar más a los padres y menos a los expertos. Ta como en medio del debate sobre el Brexit en que un ministro conservador declaró que Gran Bretaña esta «hasta de los expertos», la ministra Cubillos echó mano a la desvalorización del saber experto, contrastándolo con el «sentido común» de los padres.
Libro «Liberalismo en tiempo de cólera» de Andrés Velasco

Acusación constitucional 2019

Jorge Burgos, Columna «No más tropelías» 7 septiembre 2019 «Es ridículo que la acusación contra la Ministra Cubillos, expresa que ‘los beneficios sociales para los esudiantes no pueden ser utilizados en funión de una mirada ideológica sobre segregación escolar…».

Jorge Navarrete: «Acusación constitucional contra la ministra de educación. Más allá de la debilidad del libelo, por decirlo de manera muy elegante, lo que se evidencia es la escasa comprensión, tanto en sus posibilidades y límites, del debate político en una democracia» La Tercera, 15 septiembre 2019 «Arma constitucional»

Harañd Beyer «Los argumentos de la acusación contra Marcela Cubillos son extraordinariamente débiles, incluso uno piensa que hay otros factores detrás… la ministra Cubillos ha tenido un apoyo alto para esta cartera, habla de una figuera política interesante que puede ser conveniente frenar… como ministro tenía una estrategia para la educación que nunca se pudo terminar, hay un duelo, es muy duro…» El Mercurio 15 septiembre 2019

«Partido Radical gira a favor de acusación y complica el futuro de ministro Cubillos» «La votación de los diputados militantes del Partido Radical sería todos a favor de la acusación» Carlos Maldonado, «La reservada cena de Blumel, Larraín y Monckeberg con la DC…  también habría abordado la acusacion contra Marcela Cubillos» 27 de setiembre de 2019

«¿Quién sacó a Mañalich?… el simplismo como modo de resolver problemas complejos, el privilegio de sentirse con derecho a saltarse la Constitución en la labor parlamentaria, y el «buenismo» como patrón de conducta para evitar los malos ratos que implica cruzarse con quienes solo buscan debilitar las instituciones que han hecho de Chile un gran país, está demasiado presente en nuestra clase política» El Mercurio 14 junio 2020

Marcela Cubillos: “No son acuerdos los que bajo la apariencia de serlo son una rendición”. “A veces se sobrevaloran los acuerdos”, dice la exministra, que lanza una advertencia tras el inicio del diálogo entre el Presidente y el Congreso. “Hay que ver que no se aproveche para lo que sea un interés de avanzar en la agenda que pone la izquierda”. La Tercera 30 abril 2021

«Y campañas hoy desenterrando opiniones de candidatos sobre Pinochet! Lavín ha criticado a Pinochet, Sichel, ha criticado a Pinochet, Briones ha criticado a Pinochet. ¿De verdad algunos aún creen que lo de mañana es sobre el pasado y no sobre el futuro? Atinemos. Por Chile» 19 julio 2021

Convención Constituyente

«Yo creo que ninguna de esas reglas debería alterarse (los tiempos de la Convención), pienso que las reglas fueron definidas en el acuerdo y plebiscitadas el 25 de octubre» 27 mayo 2021

«La convención no puede actuar fuera de su competencia. Y esa es una exigencia no solo para la Convención sino también para el Gobierno y el Presidente de la República, a quien no le corresponde intervenir en este proceso, excepto para prestar el aopyo administrativo, técnico y financiero que le permita funcionar… la convención tiene un marco jurídico que regula su existencia y funcionamiento, y en virtud de ello, no puede actuar fuera de su competencia

Loncon «Tenemos un sector incómodo sentado ahí, que es el sector que no estuvo de acuerdo con escribir la nueva Constitución, el sector del Rechazo. Y ellos están muy incómodos dentro de su incomodidad, les parece muy mal las manifestaciones de diversidad que hacemos, como por ejemplo, hablar en el idioma»
Marcela Cubillos pidiendo derecho a réplica: «En este hemiciclo fuimos aludidos por usted, y lo digo con todo respeto, y ayer en la televisión. En este hemiciclo usted habló de amor y en el noche sembró división. Y a nuestro juicio se pavimenta un camino de tiranía, que también tenemos que hace los descargos… al hablar de un sector, como el ‘sector del privilegio’, usted no solo descalificó a un grupo de convencionales, sino que a mas de un millón de chilenos que nos eligió para estar aca. Más grave aún, usted no hace una opinión política, sino que divide a chilenos en buenos y malos, entre aquellos que si tienen derecho a estar aquí y entre aquellos que, a su juicio, no, aunque hayamos llegado con muchos mas votos. Usted define que opiniones o que sector político es moralmente aceptable y cuales posiciones no son moralmente tolerables. Esta división entre buenos y malos como forma de reemplazar legítimas visiones políticas sobre el país y nuestro futuro es la lógica que lleva a violencia y pavimenta tiranía, porque si ese otro yo decido que no tiene derecho a pensar como piensa o a estar acá, o su opinión no es legítima, entonces me da derecho a concelarlos o silenciarlo de la manera que sea» La Tercera, 23 julio 2021

«La convención es un adelanto de un gobierno Frente Alplio-Partido Comunista» entrevista El Mercuio 31 octubre 2021 «Una Constitución hermanda de la violencia no tiene destino… si sigue así, la nueva Constitución está destinada al fracaso» «De Boric preocupa el hecho de que a la presidencia no se llega a aprender» «… somos irrelevantes en la Convención. Es un dato y un hecho»

Entrevista 13 noviembre 2021

13 noviembre, 2021

Marcela Cubillos: “La Convención está quedando completamente offside del país”

La constituyente sostiene que se sigue en “modo estallido” mientras la agenda va por otro camino. “Tanto en Boric como en Provoste ya no se ve el discurso de octubre de 2019, pero la Convención aún cree que es el único órgano democrático que ha surgido”.

Entrega algunos ejemplos de su visión: Sostiene que sigue presente “este afán de inventar un país desde cero” y que esto se aprecia en las discusiones sobre régimen político. “Cuando se ve que de verdad se está discutiendo parlamentarismo, o sea, que sean los políticos que elijan a quien manda. Y van expertos y dicen que eso puede significar 30 años para un un país asumir los costos de cambiar un régimen como ese”.

Tanto en Boric como en Provoste ya no se ve el discurso de octubre de 2019, pero la Convención sigue creyendo que es el único órgano democrático que ha surgido”, plantea Marcela Cubillos.

Agrega: “Hasta los candidatos presidenciales de izquierda han moderado sus críticas a los últimos 30 años. Tanto en Boric como en Provoste ya no se ve el discurso de octubre de 2019, pero la Convención sigue creyendo que es el único órgano democrático que ha surgido”.

El “off side” también lo ve en la agenda de los pueblos originarios. “Creen que es el único tema en Chile, el cómo se les reconocen a ellos una cantidad de derechos por sobre el resto”.

Cubillos cree que hay ganas de mantener la Convención encapsulada, que la resuelvan entre los convencionales porque les acomoda y ahí sí pueden seguir pegados en octubre del 2019, porque si a la Convención le entra una avalancha de participación ciudadana, a lo mejor se dan cuenta que vamos por caminos distintos”.

Una mirada similar es la que tiene el abogado constitucionalista Germán Concha. Plantea que “con la elección de la Convención se leyó el proceso como una decisión de desmontarlo todo, y se aplaudió la violencia. Pero con el tiempo la gente parece estar diciendo ‘yo no voté por quemarlo todo, ni por reescribir todo desde cero; voté porque quería un país mejor’. Eso ya se empieza a ver. Es como la pérdida de la ilusión cuando la sobreexpectativa choca con la realidad”.

“Quienes tienen la hegemonía en la Convención le están poniendo freno a la participación popular”

Tras esta semana, para la convencional de Chile Vamos “ha ido quedando instalado que el cronograma que se dio la Convención no se va a dar. Ya se tiene que ajustar o se están saltando el reglamento definitivamente”.

Si a la Convención le entra una avalancha de participación ciudadana, a lo mejor se dan cuenta que vamos por caminos distintos”.

Un ejemplo de esto es el tema de la participación. Explica que se había estipulado que el plazo para presentar iniciativas constitucionales, tanto por los constitucionales como por las firmas ciudadanas, era de 60 días hábiles y ahora son 60 días corridos, “sin ni siquiera cambiar el reglamento”. Y alerta: “Todavía no está la plataforma para presentar iniciativas populares”. 

Subraya que en un comienzo se hablo mucho de participación popular y “ahora son los que tienen la hegemonía de la Convención los que han ido poniéndole freno y somos nosotros los que queremos que se active la participación popular”.

“Fue una derrota brutal y la primera lección es acabar con el verticalismo”

28 diciembre 2021

Ex diputada, ex ministra y actual constituyente, Marcela Cubillos hace un duro análisis de la derrota de la derecha ante Boric. Dice que el sector peca de verticalismo y hermetismo y que no es capaz de conectar con los dolores y sueños de la población.

-Después de la derrota empezaron las recriminaciones sobre las causas de esta diferencia tan grande con Boric. ¿Qué fue lo que falló?

-Hay varias cosas para mirar hacia delante, no tiene mucho sentido quedarse pegado mirando para atrás. Siento que en general, los partidos políticos no han hecho la pega: si revisamos, no hay ningún documento en que el sector, dirigentes sociales, hayan hecho una reflexión para entender el estallido de 2019. No hay nada. Probablemente si seguimos así, no haya nada respecto de la derrota del sector desde la primaria en adelante.

-¿Cuáles son las lecciones de la derrota?

-Fue una derrota brutal. Y la  primera lección es que hay que terminar con el hermetismo y el verticalismo de los partidos político de la centroderecha. Y empezar a tener un debate mucho más horizontal y profundo, respecto de las causas del fracaso, que muchas veces los partidos no enfrentan y las miran pasar por el lado.

-¿Qué propones para cambiar este verticalismo?

-Hay que hacer un cambio en el funcionamiento de los partidos, terminar el verticalismo y el hermetismo. Lo que suele pasar es que tras una derrota tan contundente, lo inmediato es salir con una cuña de un dirigente y con eso dar casi por zanjado el debate que tiene que ser mucho más profundo.

-Es decir, en la derecha ¿falta diálogo desde abajo y menos imposición desde arriba?

-Eso creo. Necesitamos avanzar a fuerzas colectivas más horizontales. Si ves lo que ha pasado con el Frente Amplio, poco importa quién lo preside;  son pocos saben quién es el presidente o la directiva. Es una fuerza mucho más horizontal y eso encaja más con las ansias de participación que hoy tiene la ciudadanía. La gente ya no quiere más partidos a la antigua funcionando.

-¿Piensas que el discurso por el orden y la economía no bastan?

-Hay una cosa de fondo, una cosa de contenido, que percibo en la derecha de Chile y en el mundo: está haciendo una política fría, alejada de los sentimientos y los sueños de las personas. Y en eso debemos enmendar el rumbo rápidamente. Esto es una cosa no solamente de Chile sino en general de lo que está pasando con la derecha a nivel internacional. La derecha es muy buena para plantear sus diferencias frente a la izquierda o para dar una solución rápida a un problema que pueda estar afectando a una persona o a una familia. Pero es muy mala y ha sido muy mala para empatizar con dolores de la ciudadanía, que aún los afligen por problemas no resueltos. Creo que en eso tiene que enmendar el rumbo porque la derecha en Chile y en el mundo está haciendo una política fría, alejada de los sentimientos y sueños de las personas.

-Tuviste una polémica con Desbordes cuando dijo que Sichel no tenía lugar en la coalición. ¿Crees que su liderazgo debe estar incluido en Chile Vamos?

-La polémica con Desbordes fue más amplia. Lo que a mí no me gusta de Desbordes es que, en el minuto de una derrota como la que tuvimos, parte por excluir. Creo que tenemos que partir por sumar. Aquí hay un sector muy grande, que va a ser oposición al gobierno del Frente Amplio y el PC, y la tarea que será ardua. Tenemos que ser capaces de trabajar al menos coordinadamente y rn aquellas cosas que tenemos diferencias, respetarnos y potenciarnos. Pero esto de salir al día siguiente de una derrota a decir que esta persona no cabe en una coalición, una coalición que fue brutalmente derrotada, creo que la actitud tiene que ser otra. Como hacemos para que quepan muchos aunque no compartamos  100% las mismas visiones. Por eso digo que hay que acabar con el verticalismo.

-¿Qué te parece el reconocimiento de Briones de haber votado nulo?

-No comparto esa declaración. Lo que tenemos al frente, un gobierno del FA y el PC es demasiado grave como para eludirlo. Independiente de las diferencias, había algo mayor que estaba en juego, y por eso toda la centro derecha se unió y trabajó por Kast, aunque no fuera el candidato ideal.

-¿Qué tipo de oposición debería ser la centroderecha?

-Siempre he creído que el rol de la oposición tiene que ser servir al país, más que estar permanentemente tratando de conquistar el poder. Hoy nos toca ser oposición y por lo tanto nos toca plantear nuestras ideas y diferencias con firmeza, pero al mismo tiempo contribuir en lo que más se pueda. Porque si al gobierno la va bien, a todos los sectores les va bien, especialmente a quienes más problemas tienen. Eso es oposición constructiva.

-¿Cómo has visto las señales del presidente electo y su rechazo a la invitación de Piñera a Colombia?

-No ha dado señales sobre qué acentos va a tener su gobierno. Ha dado señales en contra de algo como fue la invitación del presidente Piñera. Lo que echamos de menos son señales proactivas de él. En materia de dar estabilidad, especialmente ayudarían el nombramiento de Hacienda y en Relaciones Exteriores. Más que rechazar un viaje o una invitación, necesitamos saber con qué criterios o quién va a dirigir las relaciones exteriores y lo mismo en materia económica: quién va a ser su ministro de Hacienda. Él está dirigiendo una coalición en que ha habido tantas diferencias entre lo que fue su programa de primera vuelta y el de segunda vuelta que sería importante conocer con que criterios va a gobernar.

-¿Te preocupa esta sintonía entre el gobierno y la Convención? ¿Que el verdadero gobierno de Boric empiece una vez que se apruebe la Constitución?

-Es fundamental que quienes tienen la hegemonía en la Convención entiendan que lo que se está redactando es una Constitución llamada a regir por décadas y no un programa de gobierno ad-hoc para el presidente recién elegido. Uno entiende que el gobierno de Boric va a tener por así decirlo dos tiempos: el primero hasta el plebiscito de salida y el segundo de implementación de la nueva Constitución. Lo que no se entendería es que se hiciera una carta a la medida del gobierno.

-Hay una mayoría de izquierda en la Convención. ¿Existe un riesgo de sesgo ideológico en la nueva Constitución?

-Aquí hay una paradoja: Las grandes críticas que le hace la izquierda a la Constitución vigente son básicamente que representa a unos pocos y excluye al resto. La segunda crítica es que tiene cerrojo y por lo tanto es muy difícil de reformar. La tercera crítica es que impondría un modelo económico único. La nueva Constitución, en la cual la izquierda tiene hegemonía para redactar, va a caer en esos mismos errores: es decir, va a representar solo a algunos, va a ser difícil de modificar, y va a imponer un modelo económico único. Eso sería una Constitución de revancha y no una llamada a regir el país por las próximas décadas. Espero que esta Constitución no repita los vicios que ellos le achacan a actual. Y que sea una Constitución que represente a todos; que ningún sector se pueda sentir excluido y que permita la alternancia en el poder y la existencia de ciclos políticos diversos. El temor es que la nueva carta sea hecha a la medida del presidente y de la izquierda.

Sobre Marcela Cubillos

30/12/2021   Marcela Cubillos (Ind. UDI): La ex ministra y exdiputada, miembro de la comisión de Sistema Político, tiene una amplia ascendencia entre los convencionales de derecha, en lo relacionado con la defensa de las ideas afines al sector, como la libertad de enseñanza o el derecho de propiedad, y consagrar las libertades en la Carta Fundamental.

  • Es partidaria de que a la Presidencia se postule como dupla, creando el cargo de vicepresidente y que esa dupla sea paritaria. Se inclina por normativas tendientes a equilibrar el poder del Ejecutivo y el Congreso, sin entrar en un sistema parlamentario. Su radio de influencia lo ha expandido a otros ámbitos, como el medioambiental, donde impulsó una propuesta que obliga al Estado a adoptar medidas para terminar con las zonas de sacrificio.

 

“La izquierda se engolosinó con su mayoría y terminó escribiendo un programa de gobierno" 20 agosto 2022

Se le identifica con el sector de la derecha más duro, sin embargo, la exconvencional Marcela Cubillos -quien es independiente, pero fue elegida y formó parte del colectivo de la UDI- asegura que siempre hubo disponibilidad de su sector para llegar a acuerdos con la izquierda durante el proceso constituyente.

Así, dice que es una “caricatura” que haya existido una derecha más dialogante que otra, sino que más bien hubo una izquierda que les “pasó máquina”. En esta entrevista, la exministra analiza su paso por la Convención.

¿Se arrepiente de haber sido constituyente?

No.

¿Por qué?

Estaba entre aquellos que creíamos que de verdad nos iba a ir muy mal en esa elección de convencionales, por lo tanto, entré a sabiendas de que podíamos estar en franca minoría, como estuvimos.

¿Partieron con un pecado de origen?

No, lo que pasa es que obviamente el resultado del 16 de mayo marcó lo que fue el proceso. Entonces uno veía que desde antes de que partieran los debates de fondo había un sector consciente de que tenía los votos para escribirla solos, y estaban decididos a escribirla solos.

¿Fue un año horrible para la derecha como han dicho algunos?

Ja. No (…). Yo al menos entré a la Convención con dos objetivos muy claros, cuando una ya asume que es franca minoría. A mi juicio, el objetivo era plantear siempre propuestas alternativas y, en mi caso, me atrevía mucho a dar espacio y fortalecer liderazgos nuevos. La Convención permitió liderazgos nuevos de la centroderecha.

O sea, ¿cumplieron un objetivo?

Bueno, el que podíamos cumplir. Uno siempre quiere haber tenido incidencia en el texto que saliera. Si este proceso se hubiese hecho bien, estaríamos todos por el Apruebo, estaría todo Chile hoy día jugado por un texto que tuviera ojalá el 80-90% de consenso.

En algún momento se transmitía que había dos almas de la derecha: una más dialogante con la izquierda y otra más dura, que se atrincheró en el sector. ¿Lo vio así?

No, esa discusión ha sido siempre más bien caricatura que real, porque aquí el problema nunca estuvo en la derecha, sino que en la izquierda. Ellos se atrincheraron en su mayoría, ellos fueron los que no estuvieron dispuestos a tender puentes. Nosotros no teníamos ni siquiera esa discusión que tener, porque al final tú no le preguntas al sector que no tiene los votos si está dispuesto a acercarse.

Pero al inicio se vio un RN y un Evópoli dialogante, versus una UDI más dura. Uno ve en las votaciones y rechazaban casi todo.

No lo percibí así. De hecho, al principio, la primera medida que se toma es de todos los colectivos juntos de Chile Vamos, en que el día que asumen Jaime Bassa y Elisa Loncon les entregamos una propuesta de reglamento provisorio. O sea, la actitud de todos desde el día uno fue colaborar con propuestas. Pero nos encontramos con el portazo a muy poco andar. Algunos quizás esperaron más de un portazo

¿Fueron más ingenuos algunos?

No, yo diría que son distintos estilos de hacer política. Algunos no venían de la política y quisieron creer que de verdad se iban a buscar acuerdos transversales. Y otros quizás asumimos más rápido lo que estábamos viendo, que no había ningún interés por lograr acuerdos transversales, y al final eso fue lo que pasó.

Usted representa más a la derecha más dura, ¿con qué voluntad real llegó de concretar acuerdos?

Llegamos todos después de asumir una derrota, en que el 80% definió que quería una nueva Constitución. Por lo tanto, todos entramos con la decisión de cooperar a elaborar una nueva Constitución. Hay sectores de la izquierda que siempre consideran que la postura de la derecha es ilegítima para la construcción de cualquier acuerdo. La derecha históricamente, en cualquier elección en Chile, no tiene menos de un 40% de respaldo ciudadano. Pensar que ese 40% que piensa de una determinada manera sus posturas no tienen derecho a ser incorporadas, es no entender cómo tiene que darse la construcción de una Constitución.

Pero el hecho de rechazar la mayoría de las propuestas que se votaron, a diferencia de RN, ¿no es negarse a a los cambios?

¿Y por qué no lo miras al revés? El hecho de que ellos rechazaron todas nuestras propuestas, todas. En el texto de la Constitución no hay ni siquiera una norma que haya sido consensuada con la centroderecha, ninguna. Porque obviamente hay normas en las que coincidimos y votábamos a favor. De hecho, yo voté junto con el PC la propuesta de sistema presidencial de ellos, porque queríamos defender el régimen presidencial. Aquí hay mucho de caricatura más que de realidad. Al frente lo que tuvimos fue un sector decidido a rechazar hasta las normas más evidentes.

Pero en algún momento se dijo que se estaban victimizando.

Nunca me gustó la postura de quejarse de que te excluían, porque creo que el error lo estaban cometiendo ellos. Y siempre consideré que ellos tenían los votos para escribirla solos, pero que era una muy mala estrategia política, que es lo que se ha demostrado.

¿Pero comparte que se victimizaron?

No digo, lo que digo es que el eje es al revés. Esto no era sobre la derecha, era sobre un sector de la ciudadanía importante que estaba siendo excluido y no solamente sectores políticos, sino que también lo que ocurrió con las iniciativas ciudadanas fue muy ejemplificador. Ahí fueron miles de ciudadanos que firmaron por iniciativas populares y que le dieron un portazo en la cara. Por lo tanto, esto no obedecía a que la derecha se victimizara, sino a la decisión de una izquierda más radical que tenía los dos tercios y que decidió excluir a un sector muy mayoritario que tiene la representación de al menos el 40% de Chile.

Fernando Atria dijo que la derecha no hizo los suficientes esfuerzos por dialogar, que ustedes tenían el peso de la historia…

Esa declaración es como la del preámbulo de Giorgio Jackson de que son superiores moralmente que todo el resto.

¿Hizo todo lo posible por llegar a acuerdos?

Aquí el problema fue que desde el día uno la izquierda decidió escribirla solos.

¿Pero hubo voluntad suya de sentarse a conversar?

La voluntad nuestra se expresa en las propuestas hechas, en la voluntad que tuvimos siempre de llegar a acuerdos, presentando propuestas y defendiendo con respeto y claridad nuestras posturas.

¿A qué acuerdo hubiese estado dispuesta?

Es que cuando se parte este proceso estaban todas las cartas arriba de la mesa. Yo, por ejemplo, sí creo que con una centroizquierda es muy fácil ponerse de acuerdo en determinadas normas que garanticen la existencia de instituciones democráticas, porque es una Constitución no un pacto para gobernar juntos. El error fue en que los sectores mayoritarios terminan escribiendo un programa de gobierno que los satisface a ellos y nunca entendieron lo que era una Constitución.

¿Esperaban que el Rechazo ganara terreno? Ahí agudizaron sus críticas al texto de la Convención.

Creo que hay distintos hitos. Uno, con el tema de las iniciativas populares ciudadanas con el portazo que se les da que entiendo que eso es en enero. Ahí queda mucha gente descontenta. Hubo miopía, la izquierda se engolosinó con su mayoría y terminó escribiendo un programa de gobierno. Después, en febrero, fue un mes que hubo una pasada de máquinas brutal en que además se encerraron en un microclima. Nosotros miramos cómo celebraban con fervor la aprobación de normas al interior que afuera estaban generando un descontento grande. Entonces, ese microclima era completamente absurdo.

Lo digo desde el punto de vista que se les ha acusado de levantar fake news y se extralimitaron, por ejemplo, con lo que señaló Bernardo Fontaine sobre que los trabajadores no serán dueños de sus ahorros previsionales. Eso nunca estuvo así en el texto.

No creo. Lo de Fontaine fue siempre verdad. Aquí hubo un sector que decidió que la crítica del resto era una fake news y eso es parte de la política de la cancelación que se vivió del día uno.

Pero lo de Fontaine no fue así. Y en su caso la han criticado por instalar la idea de que hay un veto indígena.

Lo que les termina pasando a ellos es que primero aprobaron con entusiasmo este texto. Eliminaron el estado de emergencia, aprueban el consentimiento indígena y cuando estas normas generan rechazo empiezan a decir a que no es tan así, pero luego hacen este acuerdo para después del plebiscito en que reconocen que las normas que nosotros hemos denunciado no son mentiras, porque reconocen que las tienen que arreglar.

Según ellos, lo hacen por las fake news de ustedes…

Sí, claro (se ríe). La gran fake news es la denuncia de fake news de ellos.

¿Qué es lo más grave, a su juicio, del texto?

Tres aspectos son los más graves. Primero, el poder político sin el adecuado control y contrapeso. Lo segundo, la forma en que queda consagrada la plurinacionalidad con privilegios para los pueblos indígenas que alteran la igualdad ante la ley y, en tercer lugar, dado que el problema más grave que enfrenta Chile es la violencia, me parece que es un texto lejos de fortalecer al Estado frente a la violencia, debilita al Estado frente a la violencia…

¿Hay algo que rescate?

Me parece que es difícil cuando la Constitución es un todo integrado. Nosotros éramos partidarios del derecho al acceso a la vivienda, pero en la manera que queda consagrado no puedes considerarlo positivo.

Pero, por ejemplo, la idea del Estado social de derecho, que de manera bastante transversal se reconoce como un avance, ¿no lo mantendría?

Lo que pasa es que el Estado social de derecho está muy bien en la medida en que entiendan que el Estado que sea garante de los derechos sociales no implica que sea el único, exclusivo, excluyente proveedor de los derechos sociales.

¿No rescataría nada, entonces?

Es que tal como están… puedes decir el principio de juridicidad, que es básico, está en como se tiene que poner en cualquier democracia moderna, pero si ves la forma en que se organiza el poder político, no satisface. Entonces, es un texto muy malo.

¿Pero está convencida de que si gana el Rechazo tiene que haber una nueva Constitución?

Lo he dicho y lo reafirmo. La Constitución que nos rige está muerta y murió en el plebiscito de entrada.

¿Pero qué cosas deben tener estar en una nueva Constitución?

Ese es un debate post 4 de septiembre.

No quiere decir…

Es que hoy día uno tiene que comprometerse a dos cosas: uno, una nueva Constitución, y dos, que el proceso que se define y que se acuerde que garantice un texto que obtenga al menos el 80% de la población.

Como creerles si no han mostrado materias concretas a cambiar, salvo 10 puntos generales.

Es que ahí vuelvo a decir. Esto es un debate absurdo de recordar. De 54 reformas que se han hecho en la Constitución actual, en todas han sido con los votos de la derecha.

¿Hace alguna autocrítica sobre el rol de la derecha en el proceso?

Esto no es momento de autocríticas, ni críticas en ese sentido.

Section
Etiqueta: